Érase una vez en México: tiempo de elecciones.

Posted on 5 mayo, 2010

7


Porque no debemos olvidar el pasado de nuestros gobernantes, les mostramos este discurso que Calderón dió antes de las elecciones presidenciales del 2006.

De él, el candidato ganador… veamos el recuento de las promesas y los hechos.

Más bien, ¿el recuento de los daños?

En síntesis, su campaña política y su gobierno en general han sido… dos cosas muy diferentes.

Y una recomedación, un tip, como dirían algunos…  en estas elecciones piénsalo. No una ni dos veces. Piénsalo cien veces e infórmate de los candidatos, pero no de los noticieros o del periódico popular. No, esos ya escogieron a su candidato y lo están postulando en sus intentos de noticias.

Busca nuevas fuentes que muestren el debate, que den las dos caras de la moneda. O también, compara las dos caras de la moneda: pon un periódico frente al otro y define, ¿a cuál le crees y por qué?

Informarnos, es lo que nos queda…

Nosotros no sabemos por quién vas a votar estas elecciones, ni siquiera sabemos por quién vamos a votar nosotros. Bueno, no sabemos si vale la pena ir a votar, porque en realidad, ¿quién escogió a los candidatos? El mismo sistema partidista de los mismos, por los mismos y con los mismos.

Como menciona un artículo del periódico español El País hablando de nuestro país:

“En México a veces ganan unos, a veces ganan otros. Pero al final el pueblo siempre pierde.”

Porque no se trata del color del partido, se trata de los resultados. Aquí vemos solamente el caso del presidente expuesto, el de azul, sí pero, ¿qué tal los diputados y el presidente de tu localidad? ¿Qué tal el gobernador y los senadores de tu estado? ¿Qué tal las leyes que han pasado estos diputados y senadores?

¿Qué tal?

¿Son muy diferentes al caso de Calderón?

Probablemente… no. He aquí un artículo con periodismo veraz las elecciones al rojo vivo, el cual recomendamos demasiado leer, pues da un resumen de la situación de las elecciones federales del 2010 para casi cada estado. El inicio del artículo es así:

“En la lucha literalmente a muerte por las gubernaturas de 12 entidades del país: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, cuyos procesos y campañas electorales formalmente van iniciando, los contendientes están utilizando todos los recursos a su alcance, legales e ilegales, para sacar ventaja a sus adversarios, y llevan a que estos comicios se distingan no por las propuestas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, sino por la cantidad de estiércol que se está utilizando, sobre todo, por la utilización partidistas de los aparatos de administración de justicia, locales y federales, para definir a los futuros gobernadores aún sobre la decisión de los propios electores.

¿Verdad que ahí hay debate? No tomes un periódico y le creas, toma dos o tres. Lee, por tu bienestar y el de tus hijos, lee un poco.

Y con esta situación para las próximas elecciones, ¿qué soluciones podemos dar para encontrar un medidor objetivo del papel de nuestros gobernantes?

Una de ellas podría ser llevar las estadísticas de cada político o partido donde podamos analizar:

  • Cuáles y cuántas propuestas han puesto en la mesa del Congreso.
  • A favor de qué voto.
  • En contra de qué voto.
  • Cuántas propuestas por las que voto, ganaron o pasaron en el Congreso.
  • Cuántas propuestas por las que voto, perdieron en el Congreso.
  • Y sobretodo, ¿estás de acuerdo con la dirección política con la que se manejó?

Sólo entonces estaríamos hablando de resultados y no de palabrería superflua.

Aún mejor sería poder tener un récord sobre cuántas veces asisté a trabajar, cuántas veces falta, cuánto dinero gana.

¿Soñando?… No, ésto existe en algunos países. Es real.

Y necesitamos aprender a ser ciudadanos con sus derechos y obligaciones. Tenemos que enseñarle al gobierno.

Lo que necesitamos en México son personas que se atrevan a proponer. Necesitamos el debate, el verdadero, no las mentiras.

Hoy no hay notas sobre balaceras o violencia o corrupción o tráfico de drogas.

Está bien, mañana van a seguir ahí y los muertos no pueden ir a ningún lado.

Y, señores, nosotros tampoco.

Anuncios