El Valiente sigue vivo en Ascensión, Chihuahua.

Posted on 24 septiembre, 2010

2


Así se levanta un pueblo. Así se organiza. Así se llega al límite y se toma justicia por mano propia.

La revolución no se televisará, pero aquí podrás encontrar lo que sucede:

La respuesta de la sociedad harta.

Eso es lo que quieren en Ascensión, Chihuahua… que se largue el ejército y el gobierno y que los dejen armarse.

¿Que se contagie México de esta solución? ¿Revolución? ¿Defensa?

Aunque parte de la población se levante en armas, no lo veremos en la televisión.

No importa. tiemblen.

porque aunque la revolución no se televisará, existe.

Publicado en DiarioImágen.Net el 24 de septiembre del 2010:

Habitantes de Ascensión, Chihuahua asumen la seguridad pública

Tras linchamientos del martes pasado hacen guardias civiles para evitar que personas ajenas o policías sin identificación, entren a la comunidad

Un poblador de Ascensión aseguró que la gente de esa localidad de Chihuahua “tomó la seguridad del pueblo” y “hacen guardias civiles desarmadas” para evitar que personas ajenas o policías sin identificación entren a la comunidad tras los lichamientos que se registraron en días pasados.

El ciudadano, entrevistado por Denise Maerker en Radio Fórmula, relató que “la gente está harta” de los secuestros y levantones que los delincuentes -por lo general muy jóvenes- hacen en la población, cuyos líderes son las familias mormonas LeBarón.

Relató que “cuando estos tipos pasan en trocas robadas y levantan a una muchachita de una marisquería, luego van al centro del pueblo y balean a un viejito que vende aguas y al final una casa para distraer a la policía”.

Sin embargo, “la gente los siguió y lograron agarrarlos en los caminos a los campos algodoneros”.

Posteriormente, el Ejército detuvo a tres sujetos, pero “uno de ellos dijo: ‘ahora sí llegó mi gente del Ejército y se empezó a reír, lo que causó más enojo en la población”, según el relato.

Además, dijo que muchos de estos pobladores se sintieron atemorizados y huyeron del pueblo hacia Ciudad Juárez, la ciudad más violenta del mundo..

Preocupación de empresarios

Por su parte, empresarios agrupado en la Coparmex en Chihuahua advirtieron de un riesgo de “estallido social” en la entidad, si las autoridades no toman con seriedad que la sociedad ha decidido tomar la justicia por sus propias manos.

Lo anterior, en torno a los hechos registrados el martes pasado en el municipio de Ascensión, en que los habitantes lincharon a dos secuestradores y ayudaron a detener a otros tres, de una banda de delincuentes que tenía sitiada a dicha región.

El presidente del organismo, César Chávez, señala que hechos como este “son una muestra clara de que la ciudadanía tiene límites, algo que es extremadamente preocupante por lo que las autoridades deben tomar con la suficiente seriedad el asunto para evitar que acciones como esta, síntomas de un estallido social, se repliquen en otros puntos del estado”.

Aseguró que existe desesperación por parte de los pobladores de Ascensión y que las autoridades se encuentran “rebasadas”, ya que no han sabido contener la ola delictiva, “urge un liderazgo que pueda tranquilizar la irritabilidad de los ciudadanos”.

Paralelamente, el sociólogo investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Víctor Quintana, coincidió que Chihuahua llegó a un punto sin retorno y que el estallido social está enfrente de las autoridades, “es tanta la violencia en otras partes del estado, fuera e Ciudad Juárez, que mucha gente decide irse a esta frontera porque en sus pueblos los delincuentes son los mismos habitantes, sus conocidos o familiares”.

El poblado de Ascensión, Chihuahua se encontraba desde meses atrás paralizado y sitiado por los grupos criminales, no había clases y los policías no actuaban por temor, denunciaron habitantes, quienes ante la situación decidieron hacerse justicia por su propia mano linchando a dos secuestradores.

Ante “el hartazgo” de que no eran atendidos por las autoridades, los habitantes de este poblado al Noroeste de Chihuahua y que hace frontera con Nuevo México, Estados Unidos, lincharon a dos secuestradores y ayudaron a detener a otros tres, conocidos como la banda de “Los Cubanos”, quienes junto con otros delincuentes se habían adueñado prácticamente de todo el municipio cometiendo asaltos, secuestros, extorsiones y todo tipo de fechorías, denunciaron sus habitantes.

Incluso, el domingo, el ejército se enfrentó con un apartida de criminales, y hasta ese día, durante la semana contabilizaron 17  muertos a tiros, situación que el gobierno estatal pasó por alto y no envió refuerzos, que enardeció más a la población, comentaron.

En Ascensión no hay policía municipal, ya que los 9 que trabajaban ahí no hacían nada porque estaban amenazados y el martes fueron despedidos para evitar que también fueran linchados.

Los habitantes se organizaron y han instalado retenes en las calles del poblado, revisan a todos los que circulan por sus calles y en algunas ocasiones se han visto discretamente armados.

Es tal el temor que las escuelas primarias permanecen cerradas desde hace tiempo por el temor de los maestros y de los padres de familia. Los docentes se niegan a asistir a cumplir con sus funciones en las aulas y los padres de familia, no mandan a sus hijos a las instituciones educativas por el miedo que existe de amenazas por parte de grupos de la delincuencia organizada. La misma gente sabe que sólo la escuela secundaria funciona de manera regular.

En contraparte, le indolencia de las autoridades llegó a tal punto que la misma PGR pidió a los habitantes de Lebarón, que si querían detener a los delincuentes, ellos mismos deberían ejecutar las órdenes de aprehensión emitidas por jueces federales, “aquí están las órdenes de aprehensión, si quieren ustedes deténganlos”, dijo un tanto azorado uno de los líderes de los mormones, Adrián Lebarón.

La zona es una ruta ideal de narcotraficantes, contrabandistas y traficantes de indocumentados, quienes se han adueñado del poblado de Palomas, o Rodrigo M. Quevedo, del municipio de Ascensión.

Publicado en El Universal el 24 de septiembre del 2010, con otra connotación:

Habitantes de Ascensión: mataremos delincuentes

Cansados de la inseguridad y la falta de respuesta gubernamental, los habitantes de Ascensión, al norte de Chihuahua, desaparecieron la policía local y tendrán su propio cuerpo de seguridad, el cual actuará con una clara consigna: cualquier delincuente será asesinado por la multitud.

Luego de linchar a dos integrantes de una banda de secuestradores el martes pasado, para después dejarlos morir desangrados en el interior de una patrulla de la Policía Federal, los ascensionenses han advertido que ninguna banda criminal volverá a extorsionarlos o robarles.

“Fueron los dos primeros, pero no serán los últimos, hasta aquí llegamos. Teníamos la esperanza de que el gobierno nos apoyara, pero no fue así, entonces nos vamos a defender nosotros solos, y si ellos (delincuentes) saben matar, nosotros vamos a aprender, pero a nuestros hijos no los vuelven a tocar”, dijo Ernesto, poblador de la comunidad.

Ayer, el alcalde Lorenzo Camarillo Rentería disolvió a la Policía Municipal, tras una reunión con unos 30 representantes del poblado y la presión de los habitantes para que los 12 oficiales de la corporación entregaran sus armas y placas ante la desconfianza generada. El edil notificó que en unos días se les pagaría su indemnización por despido.

“La gente les perdió la confianza, tuvimos que tomar las medidas necesarias. Yo no puedo afirmar que estuvieran vinculados con bandas criminales, no tengo elementos, pero era necesario calmar los ánimos y limar asperezas con la población”.

Red de vigilancia vecinal

De manera paralela, los pobladores crearon una red de vigilancia vecinal, en la que patrullarán en pequeños grupos y alertarán sobre la presencia de cualquier sospechoso. “Nos vamos a comunicar entre nosotros y si notamos algo raro vamos a actuar, ya no tiene caso llamar a la policía”, reveló un residente.

Desde hace dos años esta región se convirtió en una de las zonas más violentas del estado, las bandas, que antes sólo transitaban de paso, comenzaron a extorsionar a comerciantes y agricultores locales.

De 11 mil habitantes que tenía en 2005, se estima que en la actualidad sólo permanecen 6 mil en todo el municipio, cuya extensión territorial es similar a la de Querétaro y superior a la de Colima, Morelos o Tlaxcala.

El 20 de octubre de 2008 a la comandancia de policía de Ascensión llegó una hielera con cuatro cabezas humanas. Ese hecho marcó el inicio de una ola de violencia en el municipio.

Tal situación llevó a la comunidad entera a tomar la presidencia municipal el 19 de mayo de 2009. En esa fecha, unos 500 pobladores se manifestaron para exigir al estado y a la federación mayores garantías y protección.

El entonces secretario de Seguridad Pública Estatal, Víctor Valencia, se reunió con una comitiva a la que prometió que se actuaría de inmediato para atender sus demandas. Pero el acoso de grupos de plagiarios a la población y la pelea por la plaza no se detuvo. Según el alcalde, sólo en lo que va del año se han registrado 30 secuestros a pesar del despliegue de fuerzas que mantiene el Ejército y la Policía Federal.

Más posibles linchamientos

Para el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, José Luis Armendáriz, la entidad corre un gran riesgo de que en las regiones serranas, en los pueblos e incluso en Ciudad Juárez y Chihuahua capital se registren nuevos linchamientos como el que ocurrió en Ascensión.

“El que los pobladores hayan matado a dos secuestradores es un acto de desconfianza a las instituciones, la gente decidió recurrir a la violencia, a las vías de hecho, para intentar procurar justicia; esto es delicado, porque lo peor que nos puede pasar es que cada quien pretenda auto-administrarse justicia”.

La postura es compartida por otros sectores. “Ya sucedió en varias partes: en Juárez agarraron a unos rateros y los golpearon, en Chihuahua una señora mayor asesinó a un asaltante e hirió a otro, ahora en Ascensión la gente atrapa a estos secuestradores y los mata. No hay los resultados que necesitamos ver en materia de seguridad pública, y esto es lo que sucede tras tres años de la impunidad con la que trabajan los delincuentes”, dijo Federico Ziga Martínez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ciudad Juárez.

El gobernador José Reyes Baeza afirmó que no existe ningún riesgo de un posible estallamiento social, si bien reconoció que en Juárez, como en otros municipios del noroeste, la violencia es grave, asegura que no se ha llegado a tales extremos. “Es entendible que haya una expresión de inconformidad y agravio de la población, por lo que es necesario el fortalecimiento de las instituciones públicas en esos lugares”.

¿Nota usted los calificativos en ambas notas, una la de Diarioimagen.net y la otra la del Universal?

Tan sólo lea usted los títulos de las notas, de “Habitantes de Ascensión, Chihuahua asumen la seguridad pública” a “Habitantes de Ascensión: mataremos delincuentes”. Existe una gran diferencia, ¿no le parece?

Esto es a lo que nos enfrentamos con los medios de comunicación nacionales: a que califiquen y nos digan cómo pensar sobre los hechos. La perspectiva de El Universal es lo que están haciendo los habitantes de Ascensión está completamente mal, negativo, pecado, incorrecto. Mientras que Diarioimagen muestra una perspectiva más amplia, los habitantes de Ascensión asesinaron a dos personas, es cierto… pero también tomaron en sus manos su seguridad.

¿Cuál nota tiene razón? ¿Cuál miente?

Ninguna, pero hay que saber lo que leemos y criticarlo.

¿Está mal matar a secuestradores? Sí.

¿Está mal que el gobierno, la policía federal, ejército y anexados no hagan nada al respecto? Sí.

Dicen que en situaciones extremas, medidas extremas.

Los habitantes de Ascensión no encontraron otra opción: ya han sido asesinados, extorsionados y secuestrados y la situación no se detiene ni se detendrá.

¿Justificable?

A falta de gobierno, a falta de justicia, a falta de seguridad, a falta de derechos, a falta de voz, a falta de libertad, a falta de democracia… no hay otra opción.

Este es el derecho del pueblo, esta es la democracia. Sí la pseudo-democracia de la que se ufana el gobierno no escucha o responde, no existe.

Y si no existe, ¿tiene el pueblo el derecho de tomar la justicia de sus manos?

La realidad es que esta es la única salida.

¿Esperar a que?

Las notas revelan la realidad nacional, la falta de información, los hechos sesgados, las verdades a medias.

La ausencia de libertad de expresión. Las noticias ya están digeridas cuando las leemos.

Diarioimagen muestra un poco más la opinión general de la población y la desesperación que los ha arrastrado a tomar la justicia en sus manos. Diarioimagen hace hincapié en la incompetencia de las autoridades para resolver la situación en la región y el estado. La nota resalta que sí la situación continúa, este hecho puede dar pie a que en otras zonas suceda un levantamiento de la población a su vez.

Por su parte, el Universal, medio con difusión nacional muestra una noticia con calificativos violentos y negativos sobre las acciones que la población de Ascensión ha tomado. Y termina mencionando que no es un caso extremo aunque existe peligro de que se repita.

Allá en Ascensión, la población aprendió algo después de años de injusticia.

¿Y tú?

¿Cuándo?

Coraje Civil.
Anuncios
Posted in: Chihuahua, Soluciones