Rescatan en Parral a 28 campesinos explotados.

Posted on 2 octubre, 2010

1


¿Y quién se atreve a hablar de democracia? ¿De libertad? ¿De independencia? ¿De derechos humanos? ¿De justicia? ¿De una vida digna? Hay que leer las estadísticas, el porcentaje de población que vive en extrema pobreza. El porcentaje de población con desnutrición, sin educación.

Y sobretodo, el porcentaje de población que no tiene ninguna oportunidad de salir de ese círculo vicioso.

Ese porcentaje de la población vive sin esperanza y sin futuro. Ese porcentaje de la población, no tiene voz ni voto.

La siguiente es una historia de muchas y cuenta una historia de muchas sobre la cruda realidad que vive una gran parte de nuestra población. El narco no es nuevo: la explotación, la extorsión, el abuso, el secuestro, la injusticia, la violencia… nos han acompañado por mucho tiempo.

Solo que esa violencia no la veíamos.

Aquí esta:

Publicado en el Diario de Cd. Juárez el 2 de octubre del 2010.

Querétaro— Un grupo de 28 queretanos que había sido contratado para laborar en campos de cultivo del norte del país en marzo de este año, y que desde entonces estaba en calidad de desaparecido, fue rescatado el pasado jueves de un rancho de Parral, Chihuahua, donde era explotado.

De acuerdo con el alcalde de Pinal de Amoles, Jorge Enríquez Reséndiz Martínez, los campesinos lograron escapar luego de varios meses de ser obligados a realizar jornadas de 13 horas en campos de cultivo de jitomate y cebolla en el rancho San Miguel Escalona de aquella comunidad de Chihuahua.

“A nosotros nos llegó una llamada de auxilio donde nos pedían rescatarlos porque los estaban explotando en un rancho en Parral, Chihuahua”, explicó el edil en entrevista.

Los 28 campesinos serranos habían sido contratados, mediante la Secretaría del Trabajo local, para laborar en campos de cultivo en el estado del norte del país y les habían ofrecido prestaciones laborales y un salario superior al que obtenían en el estado trabajando sus tierras.

Sin embargo, la realidad fue otra y ellos fueron tomados, prácticamente, como esclavos. De acuerdo con el edil, los serranos fueron sometidos a jornadas laborales de 13 horas, con un pago de apenas 100 pesos diarios, sin comida y reclusión en galerones.

“Son ellos de diez comunidades. Las condiciones laborales que les ofrecieron no fueron cumplidas, pero ya están aquí, sanos y salvos”, explicó el alcalde.

Los serranos viajaron mil 200 kilómetros y, pese a que ya los daban por muertos, volvieron el pasado jueves a sus comunidades. A principios de semana se ubicó el camión en que viajaron en Chihuahua, y en ese momento una de las líneas de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) era que pudieron haberlos secuestrado.

El 28 de mayo pasado, Reforma dio a conocer que 66 campesinos poblanos también eran explotados en viñedos de Hermosillo, Sonora, donde fueron contratados para la pizca de uva.

Los jornaleros fueron reclutados el 10 de mayo por supuestos contratistas en San Gabriel Chilac y municipios circunvecinos de Puebla, con la promesa de un trabajo por mes y medio, alimentos, alojamiento y el pago de 11 pesos por caja de uva recolectada. Sin embargo, al llegar al estado norteño los hacinaron en un establo, les cobraron la comida y les pagaron menos de lo prometido.

Tras diversas acusaciones de abusos, autoridades poblanas gestionaron su retorno y el grupo regresó a la capital poblana. Héctor Escobar González, el alto comisionado para la Atención del Migrante Poblano, dio a conocer que los trabajadores laboraban en el rancho Viñedos 2000, que se ubica a 45 minutos de Hermosillo. El Gobierno de ese estado dijo desconocer el caso y no hubo detenidos.

El gobierno del estado dijo desconocer el caso y no hubo detenidos.

En México no existen responsables, sólo existen víctimas.

Anuncios