Cd. Juárez y Afganistán se dan un tiro.

Posted on 4 enero, 2011

1


La noticia no llega en un buen momento, fin del año más violento en México y la llegada del 2011, que marca la esperanza casi perdida por una mejora en la situación del país.

Lamentablemente, las noticias no son lo que queremos y un alto exfuncionario de los Estados Unidos ha dicho que “la violencia en Juárez, como la de Afganistán”. Además, el exfuncionario aprovechó para mencionar que los próximos dos años serán muy difíciles para México.

Esta es la nota del Universal publicado el 3 de enero:

El general Barry McCaffrey, ex zar antidrogas de Estados Unidos, realiza un análisis sobre la situación de violencia en el país y su diagnóstico no es muy optimista.

El militar, quien también fue jefe del Comando Sur, dice que en México los próximos dos años, en términos de la guerra contra el narcotráfico, serán muy difíciles y dolorosos.

Asegura que establecer una policía única fuerte y honesta es una de las partes centrales para que el país goce de un Estado de derecho pleno, sin embargo, dice que un proceso exitoso en esta materia podría tomar tres lustros.

McCaffrey, de 68 años y con una carrera militar de más de 40 años, realiza una crítica a Estados Unidos y demanda a su gobierno y a la comunidad internacional, un mayor apoyo a la lucha mexicana contra el crimen organizado.

“México debe esperar, debe demandar la total cooperación y apoyo de Estados Unidos y la comunidad internacional. Esto no es un problema que solamente México está haciendo; otros han contribuido, Estados Unidos con dinero de las drogas y armas automáticas. Y México debe esperar la legitimación y el apoyo de la comunidad internacional”.

Opinó que la ayuda que recibe México por parte de Estados Unidos mediante la Iniciativa Mérida es muy poca al compararse con los ingresos que perciben los cárteles vía la venta de droga.

Al respecto, agregó que “Estados Unidos ha proporcionado solamente un modesto apoyo al gobierno de México”, de 300 millones de dólares en 2009, mientras que el presidente Barack Obama apoyó la Iniciativa Mérida que implica 1.3 mil millones de dólares durante tres años.

En este sentido, dijo que “México está en la desesperada necesidad de un serio apoyo económico y político para enfrentar la violencia de los cárteles del narcotráfico. México no será un Estado fallido”.

Sin embargo, al final del día, “el futuro de México será decidido por el coraje del liderazgo político, por la dedicación de las Fuerzas Armadas, de la policía, no por las Naciones Unidas o Estados Unidos”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, McCaffrey dice que se siente “horrorizado por el nivel de violencia” en México y aun cuando sostiene que es inapropiado comparar al país con Afganistán, parece que “los niveles de violencia en México, en lugares como Juárez como por ejemplo, en ocasiones son tan grandes como los niveles en Kabul, en Bagdad o Bogotá”.

El general, quien goza del retiro, dice que él como otros especialistas están analizando el narcoterrorismo que se registra actualmente en México. “Entendemos las diferencias entre Afganistán y México, pero es difícil imaginar una situación peor en lugares como Juárez”.

“El reto para México es crear una policía nacional y que finalmente podría ser la salvación del Estado de derecho, pero lo cual tomará 15 años más.

“Una policía nacional con estándares nacionales y entrenamiento y seguro de vida y médico, ese proceso de construir una policía nacional tomará 15 años. Así que ese es el reto”, expresó.

Por ahora, agregó, ante los niveles de narcoterrorismo que se viven en México, “es imposible imaginar que las fuerzas federales mexicanas puedan ser intimidadas en actividades. Es imposible imaginar que en ningún lugar donde los cárteles del narcotráfico enfrentan al Ejército y a la Armada de México puedan ganar”.

McCaffrey externó su preocupación “por los soldados, marinos y policías cuyas vidas se han perdido” en búsqueda de restablecer el Estado de derecho y recuperar el control de la nación.

McCaffrey no entiende que el nivel de corrupción y de complicidad entre cárteles, empresarios, políticos, ejército y otros actores es demasiado cercano.

Demasiado cercano como para quemarse unos a otros.

McCaffrey no es tonto, solamente finge que se lucha por un guerra, en la cual todos sabemos nadie puede ganar y el narco seguirá, caiga quien caiga. Y le duela a quien le duela.

Anuncios