Tamaulipas y Nuevo León: calientes. 21 de febrero.

Posted on 21 febrero, 2011

0


En Tamaulipas y Nuevo León se dicen muchas cosas, y aunque no salga en los medios de comunicación convencionales, es posible comprobar su veracidad: hay que vivirlo directa o cercanamente.

Viajar de noche es peligroso pues las carreteras se encuentran desoladas. No hay gasolineras abiertas ni oxxos. Sólo transitan trailers y autobúses que tratan de ir en caravanas.

De repente aparecen camionetas sospechosas, muchas de ellas. O se detiene el tráfico por un accidente más adelante con policías tomando manos en el asunto.

No falta el retén por alguno de los cárteles, y arma en mano detienen a quien venga. Parados en medio de la carretera es dificíl decir que no.

A veces ya no hay corridas de autobuses de noche. A veces no hay de día tampoco. Ese fue el caso de Cd. Mante.

En el pueblo fantasma de Mier, antes de sucumbir y quedar despoblado, la población llegó al nivel de poner blocks en las ventanas… para que las balas no pudieran pasar tan fácilmente. Ya no había gasolineras o tiendas, ya que eran robados constantemente.

Así quedó Mier como pueblo fantasma. Hoy se supone que ha sido repoblado de nuevo.

En Monterrey no hay taxista que deje de estar nervioso. Los choferes de autobuses fuman cigarros en el carretera para soportar el camino. Los conductores se avisan unos a otros, traen radio. Le llaman a uno y le dicen “pasando X zona, están los mañosos, traen armas y están parados en medio del camino, casi me llevó a uno. Sí pasas por esa zona, guarda lo que traigas…” También se hacen señales de luces.

Muchos trailers han dejado de viajar de noche. Aunque eso no los salva. Es por esto que a la orilla de la carretera y cercano a las gasolineras hay entre 10 y 20 trailers parados. Todos están esperando que llegue la luz del día para seguir su camino.

El gobierno estatal en Tamaulipas siempre ha estado del lado del Cártel del Golfo, pues éstos son los que estaban antes en el negocio y por supuesto que apoyan en las campañas. Por ello es que las camionetas del Cártel del Golfo mostraban las siglas CDG. De esta forma, el ejército y/o policías no confundirían a los Zetas con los del Cártel del Golfo y sabrían a quién atacar y a quién no.

En el periódico no sale nada, ni en las noticias de la televisión. En Monterrey sale un poco más que en Tamaulipas… pero está bastante caliente la zona. Los reportes oficiales, sí es que existen, hablan de un muerto. Pero en realidad hubo 20.

Se vive en toque de queda y con piel de gallina las 24 horas del día. Todos los días los nuevoleoneses y tamaulipecos despiertan para enfrentarse a la misma realidad: ¿llegaré vivo al final del día?

No lo saben.

Todos los días se preguntan si en algún punto de su ida al trabajo, a comer o a hacer compras… se encontrarán en el momento y lugar equivocado.

Los taxistas se notan nerviosos y son los que más saben porque se mueven en todos lados y hablan con gente de todos lados. Ellos están decidiendo trabajar menos de noche, y si es posible evitarlo. Se les nota inseguros…

Uno dice… “nos están dejando sin trabajo… esta inseguridad, este nivel de violencia. ¿Y qué vamos a hacer cuando no haya más trabajo?”

Otro menciona: “Yo soy alguien decente y hago mi trabajo derecho, pero tengo hijos pequeños y sin trabajo, necesito una forma de sobrevivir. Nos están empujando a nosotros también a la delincuencia.”

La CANACINTRA y otra organización de empresarios de Monterrey publicaron una carta en todos los periódicos de la ciudad hace pocos días. Exigían a todos los niveles de gobierno que resuelvan la situación que se está viviendo. 48 horas después hubo un enfrentamiento entre guaruras de FEMSA y sicarios frente al American School (ASFM) en Santiago. El consulado de EU presume que iban a secuestrar al hijo de un empresario, FEMSA dice que fue un accidente que se encontraran y se atacaran. El consulado de EU recomienda ya no mandar a los niños a la escuela hasta que resuelvan que medidas es posible tomar para asegurar la protección de los niños de ciudadanos estadounidenses.

Mientras tanto, los sicarios secuestraron a 4 de los guardaespaldas y los liberaron.

Estos guardaespaldas no eran cualquier guardaespaldas: llevaban entrenamientos especiales, de elite. ¿Por qué los sueltan? La respuesta clara es: para mostrar que no tiene miedo que los reconozcan, que no tienen miedo de que puedan encontrarlos porque se creen superiores, para que den un mensaje a los empreasrios.

Se decía que iba ganando el Cártel del Golfo, ahora dicen que los Zetas se están recuperando. Que aunque otros cárteles han venido a ayudar en la zona, los Zetas están reclutando centroaméricanos y demás. Se habla de panfletos que se reparten en ejidos donde dice “No lo olvides, damos 3,000 pesos. Dinero, coches y mujeres.”

Y sí, hay quien entra.

La realidad del noroeste de México es que se esta agudizando y extendiendo el peligro: el nivel es insoportable. El malestar general es amortiguado por el hecho de que el agua en la que se cuece esta guerra se ha calentado lentamente y la gente ya no la siente, pero está ardiendo.

Los que pueden, se han ido. Los que creen que no, aquí siguen. Los que no tienen nada, aquí siguen. Pero al final del día, si la situación se pone como en Mier o como en Tierras Coloradas, los que tengan y los que no, se irán o morirán en el intento.

Ésto no es nuevo. Las muertes existían antes de este presidente y del anterior. Y al anterior a éstos…. pero definitivamente no a este nivel.

Reportando desde la línea de guerra en el noroeste de Tamaulipas, una aportación a Mexicanos al Grito de RulfoMX.

Anuncios