Pueblo mexicano se le planta firme al narcotráfico

Posted on 18 mayo, 2011

1


El caso Cherán comienza a tener repercusión en Estados Unidos:

Enmascarados y armados con rifles, los hombres de este pueblo de montaña hacen guardia junto a pilas de neumáticos y bolsas de arena, decididos a frenar a leñadores ilegales apoyados por el narcotráfico. Con tal de defender su estilo de vida, libran una batalla inédita contra el reino de terror de los carteles de las drogas de México.

Los indígenas purépecha de este pueblo rodeado de montañas, bosques de pino y zonas de cultivo, decidieron hacerse cargo de la seguridad el mes pasado, después de que los leñadores, que según los residentes del lugar están apoyados por secuaces del narcotráfico y por la policía local, mataron a dos lugareños e hirieron a varios más.

“Aquí no hay miedo”, declaró un joven con un pañuelo tapándole el rostro y una gorra de béisbol. “Estamos jugando al Goliath contra David porque le estamos haciendo frente al crimen organizado, que no es un elemento menor”.

Casi todos los residentes de este pueblo de 16.000 habitantes del estado sudoccidental de Michoacán hablaron con la prensa a condición de no ser identificados por razones de seguridad.

Este tipo de rebeliones son bastante frecuentes en las comunidades indígenas de México, cuyos habitantes exigen mayor autonomía y acusan al gobierno de ignorar sus necesidades y de corrupción. Desde la rebelión zapatista de la década de 1990, muchos pueblos de Chiapas son comunidades casi autónomas, que manejan su propia seguridad.

La rebelión de Cherán es uno de los pocos ejemplos de un pueblo que se levanta contra los carteles desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el crimen organizado, desatando una ola de violencia en la que murieron al menos 35.000 personas. La mayoría de los mexicanos están demasiado asustados como para hacerle frente al narcotráfico, que ha aterrorizado a la nación con asesinatos en masa y decapitaciones. Algunos pueblos fueron prácticamente abandonados por sus residentes ante la llegada de los narcotraficantes.

Publicado en el Nuevo Herald el 18 de mayo del 2011.
Anuncios