Entre el “Mañana o Pasado: El Misterio de los Mexicanos” y la “Mexicanidad y Esquizofrenia”

Posted on 6 julio, 2011

0


En conversación con Carmen Aristegui en su noticiero de CNN habla sobre su nuevo libro “Mañana o Pasado: El Misterio de los Mexicanos”:

Los problemas de México actualmente radican básicamente en su exarcebada individualidad, aberración por la competencia y al conflicto, obsesión por el pasado y pavor a lo externo.

Octavio Paz entre otros escritores clásicos ya han hablado sobre este acertijo y laberinto que encierra a los mexicanos en un mundo surreal: existe una distorsión de lo que realmente es.

Entre la opinión personal y el estudio de Jorge Castañeda, existen puntos en concordancia y aquéllos en los que podemos diferir. La conclusión final es que este tipo de investigaciones nos ayudan a apreciarnos en el espejo y ver si el reflejo que el escritor pinta es como nos vemo

Agustín Basave, politólogo, ha realizado un ensayo acerca de los mexicanos llamado Mexicanidad y Esquizofrenia. En el, también se discute sobre la distorsión de la realidad que permea la actitud y las acciones de nuestra sociedad.

A continuación una entrevista con el autor tomado de suite101:

¿Cómo se explica la brecha que separa a los países desarrollados de aquellos que, como México se debaten en medio del atraso, las crisis recurrentes, el desempleo galopante, la corrupción institucional, la superlativa desigualdad social, pobreza extrema y falta de expectativas para el futuro?

Esta compleja interrogante le ha quitado el sueño a Agustín Basave, autor del ensayo, Mexicanidad y esquizofrenia, desde hace algunos años, el politólogo, se ha preguntado: “¿Por qué somos un país que no logra salir del subdesarrollo?”

Mentalidad esquizofrénica de los ciudadanos mexicanos

Entre las posibles causas ha examinado la forma en que una gran parte de los mexicanos se aproxima a su realidad, cómo visualizan sus retos y problemas:

Somos un compendio de dualidades esquizofrénicas. Vivimos atrapados entre el sueño y lo real. No sabemos soñar porque no concretamos los sueños. Cuando las metas se conciben en el éter se quedan en el éter”.

Para el estudioso “la mentalidad esquizofrénica no ayuda a comprender la realidad y, en cambio, provoca una visión distorsionada, falsa, engañosa y a modo con lo que la persona quiere ver de acuerdo a sus intereses”.

Quebranto de la ley en México

Los mexicanos esquizofrénicos no quieren aceptar el dato duro de un país sin crecimiento, empleos, ni alicientes para los jóvenes. Solo balas, la tentación del dinero fácil y drogas. Con quiebras económicas de las instituciones encargadas de dignificar a los pensionados, con presupuestos pírricos para la educación y la ciencia. Además de un número preocupante de poblaciones sojuzgadas por el crimen organizado, donde son atropellados los derechos humanos de civiles en una guerra de Estado con la delincuencia cuya genial estrategia, no es otra que la fuerza bruta.

Según el especialista esta “predisposición mental” genera actitudes que representan un retroceso a nuestra convivencia civil, sobretodo destaca, el cinismo a quebrantar la ley, a simular que se cumple, porque así lo determina la corrupción ineludible y extendida a casi toda la sociedad.

En México exaltamos y reverenciamos la ley y, paradójicamente, nadie la acata y siempre se viola”.

Mentirosos e irresponsables, la mala fama de los mexicanos

No olvidemos que el estancamiento productivo va de la mano con la corrupción, la inseguridad, el racismo, la inequidad, la injusticia y la asfixia democrática.

También sobresalimos “porque rara vez terminamos lo que empezamos”, como los presidentes de México tenemos mucha iniciativa pero pocos resultados. A esta falta de tenacidad se agregan nuestra fama universal de “flojos, mentirosos, impuntuales y despilfarradores”.

Otros rasgos negativos del mexicano esquizofrénico son su falta de autocrítica, su baja estima ante el extranjero, la prontitud para denigrar a los demás y la obsesiva compulsión de dar al traste con el medio ambiente y los recursos naturales. Sin dejar de citar: conformismo, improvisación, irresponsabilidad, desmadre, relajo, egoísmo, desorden y apatía.

Asegura Basave: “Ser más honrados, menos mentirosos, más respetuosos de la ley, menos egoístas, más responsables, menos improvisados, más ahorrativos, menos desordenados, más innovadores, menos impuntuales, elevaría nuestro bienestar y haría a nuestro país más próspero en todos sentidos”.

Reto de civilización, una reforma de la política mexicana

Sin duda, México pide a gritos cantidades millonarias de racionalidad para abatir sus colosales problemas, requiere de la lucidez y la honestidad de sus máximos gobernantes y líderes. Apura, Basave: “Urgen una nueva Constitución o pacto social, una profunda reforma política, creación de empleos y programas efectivos contra la pobreza”.

Pero la racionalidad no va a llegar como un rayo divino a las mentes eclipsadas de las élites del poder económico, político, empresarial y religioso encandiladas por la esquizofrenia.

Así lo piensa el antropólogo Roger Bartra pues para él “estamos enfrentados a un problema de civilización que a un dilema institucional”. Y profetiza: “Estoy convencido de que un cambio en los fundamentos culturales estimularía con mucha fuerza el desarrollo económico del país y le daría a nuestra joven democracia una mayor legitimidad.”

Cultura democrática en México

¿Pero cómo lograrlo?

El autor de La jaula de la melancolía confía en “el crecimiento de una cultura democrática alternativa que, a pesar de su relativa marginalidad, se ha convertido en una dimensión muy importante de la realidad política”.

Vislumbra Bartra el futuro de una próxima revolución cultural originándose en el seno de las universidades y los centros de estudio y “serán los jóvenes la fuente de inspiración racional para impulsar los cambios de mentalidad”.

Ojalá podamos mirarnos en el espejo y encontrarnos… no sólo como individuos sino también como sociedad.

Anuncios