¿De qué pata cojea Calderón y la Ley de Seguridad Nacional?

Posted on 13 agosto, 2011

2



Definitivamente no por parte del presidente Felipe Calderón que la empuja “a juerzas”. Así lo muestran los Noticieros Televisa el 12 de agosto del 2011 con el título “Llama Calderón al Congreso a aprobar la Ley de Seguridad Nacional”. Si, al presidente le urge… a continuación un extracto de la nota:

El Presidente Felipe Calderón urgió al Congreso a discutir las reformas a la Ley de Seguridad Nacional.

“Que permitan regular de mejor manera la participación de las Fuerzas Armadas y de otras instituciones vinculadas a la seguridad interior y delimitar adecuadamente sus atribuciones, esto dará mayor certidumbre jurídica y operativa a su intervención”, señaló el Presidente Calderón.

Momento, ¿delimitar adecuadamente las atribuciones de las Fuerzas Armadas? Si delimitarlas adecuadamente significa darle aceptación jurídica y operativa a los métodos que ya usan para “combatir” al narcotráfico, entonces estamos hablando de darles el derecho de cometer abusos a los derechos humanos.

Veamos que dicen organizaciones internacionales al respecto. México: Nuevos informes de violaciones de derechos humanos a manos del ejército, publicado por Amnistía Internacional en el 2009, en el cual se menciona lo dicho por militares al cometer un abuso a los derechos humanos:

“Si nos denuncian les va ir peor y a nosotros no
nos hacen nada porque somos militares.”

En el reporte destaca lo siguiente:

Las violaciones de derechos humanos por miembros del ejército no son excepcionales, sino frecuentes y, en algunas zonas, habituales.

Los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos indican que las cifras oficiales son muy inferiores a las reales, pero el temor a las represalias y la dificultad de presentar denuncias hace que sea muy reducido el número de esos casos registrados oficialmente.

Los pasos que se dan dentro del sistema de justicia militar para investigar estos abusos y exigir responsabilidades no son un verdadero intento de llevar a los perpetradores a la justicia. La falta de independencia y transparencia del sistema de justicia militar asegura que con frecuencia se niegue el acceso a la justicia a las víctimas y los familiares. Por consiguiente, México parece no estar dispuesto o no ser capaz realmente de llevar a cabo investigaciones y procesamientos contra miembros del ejército.

Es fundamental que el gobierno y las autoridades militares reconozcan la magnitud y gravedad de las violaciones de derechos humanos perpetradas por el personal militar en el desempeño de operaciones de seguridad pública en los últimos años, y que actúen rápidamente para invertir esta tendencia.

RECOMENDACIONES

Amnistía Internacional pide al gobierno mexicano que:
• Se asegure de que los miembros del ejército que llevan a cabo operaciones policiales, así como el personal civil de las fuerzas de seguridad, los procuradores y los jueces, cumplan estrictamente el derecho internacional de los derechos humanos, que prohíbe, en toda circunstancia, las desapariciones forzadas, los homicidios extrajudiciales o ilícitos, la tortura y la detención arbitraria.

• Se asegure de que las autoridades civiles lleven a cabo de inmediato investigaciones eficaces imparciales sobre todas las denuncias –sea el acusado civil o militar– de graves violaciones de derechos humanos, como desaparición forzada, homicidios extrajudiciales o ilícitos, tortura y otros malos tratos, a fin de que los responsables sean puestos a disposición judicial y las víctimas obtengan reparación.

• Revise los reglamentos y normas existentes para que el despliegue de personal militar en actividades de seguridad pública, respete los estándares internacionales de derechos humanos, mantenga una clara cadena de mando que establezca la supervisión de las autoridades civiles en todo momento, y la plena rendición de cuentas y transparencia
de la conducta durante tales actividades, incluyendo procedimientos claros para entrega de informes oficiales.

Estas son sólo algunas de las muchas recomendaciones que realiza Amnistía Internacional. Es muy recomendable leer todo el informe.

Por su parte el Subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo criticaron abusos del ejército en México, esto fue publicado en la Jornada el 21 de mayo del 2011:

Durante la reunión, en la sede senatorial de Paseo de la Reforma, los visitantes coincidieron en la preocupación por los casos de impunidad ante agresiones e incluso muertes de ciudadanos a manos de militares. El diputado Richard Howitt, presidente de la delegación europea, recalcó que el proyecto de Ley de Seguridad Nacional –que se dictamina en San Lázaro– no se compromete con los derechos humanos en ninguna cláusula específica.

Pese al uso del Ejército en seguridad pública, los índices de violencia en el país no han bajado. En cambio ha habido cada vez más militares involucrados en ataques graves contra las garantías individuales, advirtieron los miembros del Subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, quienes ayer concluyeron una visita a México.

Human Rights Watch publicó en el 21 informe Mundial 2011 que las fuerzas de seguridad mexicanas, particularmente los soldados, cometieron buena parte de los abusos a los derechos humanos documentados a lo largo del año 2010. Aquí un resumen proporcionado por CNN México publicado el 24 de enero del 2011:

Las autoridades militares sólo han condenado a un militar por violaciones a los derechos humanos desde el año 2007, según HRW.

La organización destaca como un caso emblemático de abuso por parte de soldados la muerte en Tamaulipas, al norte de México, de los hermanos Martín y Brayan Almanza, de nuevo y cinco años, respectivamente.

Un grupo de soldados disparó contra el vehículo en el que iban los niños y argumentó que habían muerto en un fuego cruzado durante un enfrentamiento contra criminales. Una investigación de la CNDH, sin embargo, reveló que los militares habían manipulado evidencia.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aceptó las recomendaciones de la CNDH sobre la muerte de Brayan y Martin, así como por el caso de un menor de 15 años y su padre, quienes murieron baleados en septiembre del 2010 por soldados en Monterrey, Nuevo León. Pero la Secretaría no aceptó la responsabilidad en ninguno de los dos casos.

Para no hacer el cuento más largo, sólo mencionaremos que para expertos de la ONU, el ejército mexicano no debe estar en las calles, así lo publica BBC Mundo el 1ero de abril del 2011. Y recomiendan que el ejército necesita salirse de las calles en el corto plazo.

Pero volviendo al diálogo de Calderón y su urgencia de pasar la Ley de Seguridad Nacional… el texto continúa…

Propuso que la discusión cuente con la más amplia participación de la sociedad.

“Porque la sociedad en diversas entidades del país, reclama urgentemente todo nuestro apoyo ante la amenaza que implica para su vidas y sus familias la criminalidad organizada transnacional y esa ayuda, lo sabemos muy bien todos, esa ayuda no puede esperar”, añadió el mandatario.

Destacó que la construcción de una política de Estado en materia de seguridad requiere la participación activa de todos los sectores de la sociedad y en especial de las instituciones académicas.

Pequeños detalles, ironías en las palabras de Calderón… ¿quieren la participación activa de la sociedad?

Momento, ¿cuántas veces ha ignorado Calderón a víctimas de la violencia como Marcela Escobedo? ¿Y todas las recomendaciones que acabamos de mencionar, ya no de la CNDH o de la sociedad civil mexicana, sino de organismos internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, diputados europeos y la ONU?

¿No hubo una Marcha por la Paz, por la Dignidad en todo el país? Esos que recorrieron y convocaron al país inspirados por un poeta, Javier Sicilia. ¿Y las juntas con esta sociedad civil? ¿Qué no han rogado y pedido miles de veces no a la militarización del país?

Si el ejército es involucrado frecuentemente en abusos a los derechos humanos, ¿en qué cabeza darle más facultades, mayor poder?

Es como tener un perro agresivo que muerde al que se acerqué. Ya vimos que mordió no una ni dos… normalmente muerde y a quién sea. La Ley de Seguridad Nacional es dejar al perro suelto y sin haber corregido el anterior comportamiento.

Apenas empezabamos a dar este último paso en México, impartir justicia por los abusos de la fuerza armada (publicado en ElDiario.mx el 19 de julio del 2011). Apenas se iba a enjuiciar a un general de alto rango del ejército por abusos de poder, Leopoldo Díaz Pérez, por el caso de Jethro Ramsés (publicado en Vanguardia el 2 de agosto del 2011).  Apenas la sociedad civil en Guerrero, el DF y otras entidades están oyendo retumbar el eco de su demanda por justicia.

Necesitamos seguir y lograr que, la voluntad de la sociedad sea escuchada. Y que no se detenga esta voz creciente que exige justicia… como lo están tratando de hacer en Chihuahua por estupideces como la siguiente (pubicado en el Diario de Chihuahua el 17 de julio del 2011):

Chihuahuenses afectados en sus derechos humanos por elementos del Ejército Mexicano y que habían iniciado un juicio, tuvieron que abandonar esos esfuerzos, pues el Tribunal Militar que corresponde a Chihuahua está en Mazatlán, Sinaloa, puntualizó el presidente de la CEDH, José Luis Armendáriz.

Basta de nimiedades que limiten, sesguen o demoren la justicia.

Y para rematar… Calderón se atreve a decir lo siguiente:

Hizo un recuento del México de hace 30 años en donde, dijo, había crisis económicas recurrentes y la democracia y las libertades políticas distaban mucho de ser una realidad.

¿De verdad está diciendo eso? ¿Qué no vivimos en una crisis económica? ¿Qué no cayeron 13 millones de personas más en la pobreza? ¿Qué no quedó como presidente después de unas dudosas elecciones donde apenas pudo tomar protesta el 1ero de diciembre del 2006 en medio de golpes, gritos y diretes? ¿Qué no tienen graves problemas de abusos de derechos humanos y falta de libertades? ¿Qué no han muerto activistas, políticos, periodistas y defensores de los derechos humanos?

¿En qué universo vive señor presidente?

Bájese de su mal viaje y vuelva a la realidad. Al México en el que mueren todos los días ciudadanos inocentes en una guerra sin estrategia y sin posibilidades de ganar que se inició sin consultar.

¿Cuestión de percepción? No, cuestión de interés… político, económico, social. El pueblo ignorante jamás se dará cuenta del infierno en el que viven. “Podemos hacer y deshacer como queremos”.

Enseñémosles la realidad.

¿De qué pata cojea Calderón? Ya tiene mucho rato en el piso porque no tiene patas que lo sostengan. Cree que con retórica y mal viajes puede vender la idea de que está bien parado. Y él no es el único, toda la estructura política y judicial del país se está viniendo a bajo.

No hay, por lo pronto, un camino viable y pacífico para las elecciones del siguiente año y Calderón no quiere pagar los platos rotos durante su sexenio. Le urge que pasen la Ley de Seguridad Nacional.

No le hagamos el favor.

Nos vemos este domingo en los Pinos, el Senado y donde tengamos que ir…

Anuncios