Primero se fueron los policías, luego los médicos. Ascensión, Chihuahua.

Posted on 24 agosto, 2011

1



Primero fueron los policías,publicado el 5 de agosto del 2011 en NSSOaxaca:

Los 26 policías y agentes de tránsito del municipio de Ascensión, ubicado al noroeste de Chihuahua, renunciaron luego que el miércoles un grupo armado matara a dos uniformados y lesionara de gravedad a una agente de la corporación, informó Carlos Manuel Salas, fiscal general del estado.

Para cubrir las tareas de vigilancia de la localidad, ubicada a 150 kilómetros de Ciudad Juárez, el presidente municipal, Jaime Domínguez Loya, solicitó la presencia de policías estatales y federales y efectivos del Ejército Mexicano.

La misma tarde del miércoles las fuerzas armadas se encargaron de patrullar la ciudad, esperando la llegada de los agentes de la Fiscalía General del Estado, como lo acordaron los tres niveles de seguridad, dijo Salas.

Domínguez Loya explicó que después del ataque contra los tres policías, los 26 agentes que conformaban Seguridad Pública y Vialidad expresaron su decisión de separarse de la corporación “por temor a otra agresión armada”.

Un día después, los médicos. Publicado el 6 de agosto del 2011 en el Universal:

En un clima de tensión y miedo, los médicos estatales del municipio de Ascensión, ubicado al norte de Chihuahua, frontero con Estados Unidos, se negaron a seguir laborando hasta que las autoridades les garanticen seguridad, a pesar de que el Ejército asumió la vigilancia del municipio tras la renuncia masiva de los policías locales.

Por falta de condiciones para su seguridad, los médicos del Centro de Salud y Servicios Avanzados (Cessa) suspendieron de manera indefinida el viernes las consultas, servicios de vacunación y medicina preventiva, informó a la prensa la administradora de la Unidad Médica, Adriana Palomino.

“No hay garantías para trabajar y temo por mi vida”, explicó Héctor Sáenz Echeverría, director de la única institución médica del gobierno de Chihuahua que atiende a pacientes dentro de los programas federales Oportunidades y Seguro Popular.

La administradora del Cessa explicó que a pesar de las manifestaciones de inconformidad de los pacientes, los médicos decidieron no laborar hasta que se garantice su seguridad, luego de que en la noche del martes varios hombres armados se introdujeron en las instalaciones y amenazaron a los doctores para que no atendieran a una mujer policía herida.

Sin embargo, el gobernador César Duarte negó que los servicios estatales de salud que ofrece el Cessa no se han interrumpido en Ascensión por la ola de violencia y que los servicios se realizan de manera normal.

El gobernador agregó que la Fiscalía General del Estado, la Policía Única y el Ejército se están haciendo cargo de la situación. “La calma está regresando poco a poco a los pobladores de Ascensión”, añadió.

Resulta irónico que mientras el gobernador de Chihuahua, Duarte, hace declaraciones como la anterior o habla de no “politizar” la seguridadel alcalde de Ascensión, Jaime Domínguez habla en la radio con Dennise Maerker para que las autoridades volteen a ver al poblado de Ascensión. También un analista político de Diario.mx, Javier Cuéllar, presenta un artículo titulado “Que gobierne el gobierno” del 5 de agosto del 2011 donde también hace un llamado para que vuelva el orden a La Chona.

Un resumen sobre la importancia de Ascensión:

El miércoles pasado, por segunda ocasión en poco menos de 10 meses, la población de Ascensión se quedó sin policías municipales, debido a que los 26 agentes de la corporación renunciaron por temor a ser víctimas de los ataques del crimen organizado.

En septiembre de 2010, luego de que los habitantes del municipio mataron a golpes a dos secuestradores, el edil fue obligado a despedir a los 12 policías que integraban la corporación.

De septiembre a la fecha fueron asesinados cinco agentes y el director de la policía, mientras que el secretario del ayuntamiento resultó ileso luego de ser atacado a tiros por un grupo armado.

Unas 24 horas después, la Fiscalía de Chihuahua informó que el Ejército y la Policía Federal se harían cargo de la protección de los 10 mil habitantes del municipio que comparte 180 kilómetros de frontera con Nuevo México, Estados Unidos, idónea para el trasiego de drogas e indocumentados.

Según informes del gobierno estadounidense, por esa frontera habrían ingresado a México buena parte de los rifles de asalto de la fallida operación Rápido y furioso, implementada por la Oficina de Control de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos de ese país.

La comunidad de Ascensión o “La Chona” trató de defenderse y poner un alto a la inseguridad. Desafortunadamente no lo ha logrado. Tal vez porque es una comunidad muy pequeña, tal vez por su ubicación estratégica y la importancia para los cárteles de ubicarse ahí. Sin embargo, hay otros casos, como el de Cherán, donde han tenido un mayor éxito.

Anuncios