Javier Duarte entre masacres, tuiteros y fugas de reos.

Posted on 21 septiembre, 2011

3



El 19 de septiembre del 2011 se encontraron en dos camionetas y en el pavimento de una avenida muy transitada de la zona metropolitana de Veracruz 35 cádaveres torturados y mutilados. Ya están casi todos identificados: 12 mujeres y 23 hombres. Entre ellos se encuentran dos menores de edad, un policía desaparecido. Una gran coincidencia que todos a excepción de dos tienen antecedentes penales “vinculados al crimen organizado, como secuestro, extorsión, homicidio, narcomenudeo, robo de autos y asaltos a casa-habitación”.

Aquí el video de Univisión.

Los muertos de Veracruz se deben, de acuerdo a Mundo Narco, a un pacto entre el gobernador Javier Duarte y el cártel de Sinaloa… a pesar de que los Zetas fueron los que financiaron la campaña electoral de éste. Los muertos en Veracruz durante este año suman 200.

La plaza se encuentra caliente… y Javier Duarte se encuentra entre la espada y la pared.

Hagámos un resumen de la situación en Veracruz.

Por un lado, esta masacre no es la primera en Veracruz, cabe recordar que hace algunas semanas frente al Acuario de Veracruz hubo una balacera que dejó aproximadamente 30 muertos, de acuerdo a algunos testimonios. Con ésto resalta que la situación de violencia e inseguridad no es un caso aislado, sino una constante… La mayoría de las veces, los medios de comunicación solamente muestran eventos de inseguridad cuando se refieren a personajes conocidos públicamente o cuando son muchas personas las que fallecen. Esto pone en relieve que los asesinatos, secuestros y/o extorsiones a individuos no llegan a los noticieros.

En tal nivel de incertidumbre e inseguridad, los veracruzanos han adoptado las redes sociales (llámese Twitter, Facebook, chats) para mantenerse informados. El refugio en las redes no es algo excepcional, sino una constante en las ciudades donde la inseguridad y la violencia tienen a la sociedad aterrorizada. Así ha sucedido en Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua y otros estados. La comunicación entre la sociedad se convierte en una necesidad básica instintiva de supervivencia.

Esta necesidad básica está siendo coartada en el gobierno de Veracruz al llevar a la cárcel a dos twitteros, que de acuerdo a las autoridades “crearon pánico” en la población mediante mensajes de twitter.

Aquí debería de analizarse, ¿qué brinda seguridad y beneficios a la población bajo una situación de incertidumbre, violencia e inseguridad? Permitir la comunicación e información de las personas para ponerse a salvo, aunque ello implique que a veces existan mensajes que no son certeros… o, criminalizar a todo aquél que trate advertir de un peligro porque tiene esta información a la mano.

¿Es justificable limitar la comunicación entre la población ante situaciones de peligro donde las autoridades no brindan información? ¿Es admisible limitar la comunicación de la población ante situaciones de peligro cuando las autoridades ni siquiera reportan los eventos públicamente o modifican los hechos?

¿Es admisible criminalizar las redes sociales en caso de hablar sobre lo que se vive en una ciudad donde la “plaza está caliente” cuando las autoridades no viven en la ciudad sino en una ciudad aledaña puesto que temen por sus vidas?

¿Es aceptado por una sociedad que se limite su capacidad de informarse por medio de las redes cuando las autoridades no pueden proveer su seguridad? ¿Y cuando las autoridades cometen tantos abusos como los criminales y la línea entre delincuentes y autoridades parece no existir?

¿Es posible que en México estemos viviendo esta situación?

¿Es posible que lo seguimos permitiendo?

Por lo pronto, la PGJ desiste de la acción penal contra twitteros. Pero… por sí acaso, ya cambiaron las leyes para poder juzgar a quien se atreva a “crear pánico” en las redes ( ¿Incluirá situaciones de peligro reales? ¿Cómo comprobar que la situación de peligro era real o no, cuando el gobierno ni siquiera reporta los enfrentamientos entre militares y narcotraficantes?).

Por cierto, cabe señalar que hubo una fuga de 32 reos de los penales de Veracruz, pero… para ello no se espera encontrar a los culpables, al menos no por parte del gobierno estatal.

¿Y las autoridades? ¿Qué ellas no son sujetas a juicio por crear pánico, o más bien por su opuesto, por minimizar la situación y no proveer de un ambiente de seguridad?

Anuncios