Otro mexicano asesinado. Otro más, sin nombre.

Todos los días, todos los estados.

Otro más, sin nombre.

Ni a los muertos ni a los asesinos se les llama, son los innombrables. Mudos testigos, cadáveres en el camino en esta fallida y eternamente perdida guerra contra el narco. La máxima horrorosa expresión de la corrupción en México. ¿Quién quiere formarse en la línea?

El carácter y el nivel de violencia al que hemos llegado es, indudablemente, el signo de los tiempos de la insoportable corrupción que ha culminado en hoy. Antes te detenías de llamar a la policía en caso de robo o inseguridad; antes te limitabas a dar una mordida austera a un pobre tránsito mal pagado; antes votabas por el partido que te regalaba la camisita corriente y una gorra; antes te reías de la política ridícula de nuestro país. Antes… antes te callabas y esperabas a que un signo de los tiempos, un dios benefactor, llegara un día a cambiar esta tierra, tu tierra. O al menos te diera el valor para hacer algo por la vida. Tu vida.

Hoy ni siquiera piensas en llamar a la policía en caso de robo o inseguridad. Ni al ejército, ni a una ONG. Hoy te guardas en tu casa bajo cien candados, aunque aún así las balas puedan encontrarte.

Hoy la extorsión no es por una multa de tránsito, es por el vale canjeable de la vida de tu familia. Y entonces pagas la cuota -o el impuesto- al cártel del día con lo cual quieres creer que estás un poco más seguro. Y rezas porque mañana no llegue otro grupo nuevo, otras reglas nuevas, otros intereses nuevos. ¿Y tú? Tú en medio, irremediablemente.

Hoy ya cambias de canal cuando hablan de política, un circo vicioso de pedantes que no pueden, ni quieren hacer nada (justamente igual que el resto de los mexicanos). Ellos, independientemente de los resultados, seguirán ganando la sangre -o la lana- del pueblo. Y ¿para qué ver sus discusiones? Ya tenemos otro gobierno (¿o nos levantaron el telón?), el de los cárteles. Hoy ya ni vas a votar, ni a opinar, ni a proponer, y si vas, vas con miedo. Y de regreso, obtendrás, a lo mejor, una bala en la frente… o decenas de ellas.

Hoy no te preguntas ¿quién está dentro? Hoy te preguntas ¿quién no lo está? Sí los muertos pudieran hablar, contarían tantas verdades. Los testigos mudos y silenciosos del narco, y el gobierno, y la policía, y el ejército. Y del gobernador porque… “Que el gobernador tiene nexos! Que el alcalde… y hasta el diputa-dito.” No te sorprendes, ya lo sabías. Lo sabías desde el día que votaste por un hueso o apoyaste la campaña. “Que el resonado Secretario de Seguridad… del país!” “Que los taxistas, los policías y los jueces. Que la cárcel, el hospital y hasta la muchacha.” Todos somos espías, y todos estamos solos.

Hoy mexicano, ya no sabes si vivirás para contarla. El chiste de tu vida, o la vida de tu chiste.

Ayer esperabas un dios benefactor que viniera a salvarte o te diera el valor.

Hoy también.

“Pero, aclarando, comadre.. ¡pero sólo a que nos salve! ¿Cuál valor o coraje? ¡El valor de la vida, ca…!” Eso le repites a tu familia y amigos, la excusa de siempre jamás. “Que si quiere hacer algo este diosito, ¡mínimo que lo haga completo!”

Y de nuevo. Todos los días, todos los estados.

Otro más, sin nombre.

Ni a los muertos ni a los asesinos se les llama, son los innombrables. Mudos testigos, tan sólo cadáveres en el camino en esta fallida y eternamente perdida guerra contra el narco. ¿Quién quiere formarse en la línea?

Mexicano. Ya estamos en la línea.

Coraje Civil.

Anuncios
8 Responses “Otro mexicano asesinado. Otro más, sin nombre.” →
  1. =/ no seas pesimista.. no seles nombra por algo… recuerdas a Melquisedet Angulo uno de los primeros caidos en la guerra.. las noticias lo pusieron como un heroe… y las narcos mataron a su familia…

    por algo no tienen nombre =/
    mejor informense y no anden de amarillistas

    Responder
    • Hay algo que nos hace demasiada falta en México: la afirmación y la crítica constructiva.
      ¿Cuántas veces dices no en 4 líneas?
      4 veces.

      ¿Cuál iniciativa de la población? ¿Cuál afirmación? ¿Cuál búsqueda por resolver este grave problema? ¿Cuál iniciativa civil? El pueblo está callado, ¿o es mentira?

      ¿Por qué te molesta lo que está escrito?
      ¿Es o no es lo que estas viviendo… todos los días?
      Esa constante con la que vivimos todas las muertes, todos los días. Nuestra inercia.

      En México casi nadie tiene nombre, y nadie quiere tenerlo. Ese es el punto. Estamos paralizados.

      Tienes un punto de vista, dánoslo. Nos gustaría saberlo.
      Tienes una propuesta, una idea, una crítica… nos gustaría compartirla a todas las personas que podamos.

      Responder

  2. firstthough

    11 abril, 2010

    ¿Por qué se daría a entender que antes dar sobornos ilegales por una multa de tránsito es aceptable mientras que el aceptar extorsiones por parte de criminales es peor?

    Tanto un grano de arena, como una piedra se hundirán en el mar… No soy de la corriente de los extremistas… Ni tampoco quiero ser un relativista… Sin embargo, tanta permisividad hacia un culto a la aceptación social de los sobornos, de hacer trampas, de robar, etc… México obtiene lo que sus ciudadanos son…

    Por otro lado… Tampoco está bien ser aceptar ser extorsionados… No pueden matar a todos a quienes no quieren pagar… Sino… ¿A quién extorsionarían? Luego pasa que matan a uno o a unos cuantos para propagar miedo y ansiedad… Y si cae la gente en su juego, ya perdieron… Lo más noble es seguir un camino justo y ético… No soy nadie para decir que esto o aquello es lo único bueno y justo… Pero no creo que andar aceptando dar mordidas es algo bueno… Por un lado se empieza… Primero empiezan robando una hogaza de pan… Luego te extorsionarán…

    Responder
  3. la unica verdad nombrable para los sordos o inombrable para los sordeados es la muerte, el secuestro de mexicano a mexicano en la misma tierra.

    Responder
  4. Creo que estas equivocado en algunas partes, es cierto vivimos con miedo de todo … de todos sin poder recordar q no estamos solos que nos tenemos unos a otros, pasajeros de un mismo tren con un solo destino: el caos, la muerte, la destruccion. Hay cosas que no podemos cambiar pero hay cosas que si … y si jalamos todos hacia el mismo lado quiza el rumbo al que nos dirijimos tambien cambie… es un trabajo colectivo… dejemos que los politicos y narcos monten su circo … pero ellos solos. Somos mas los mexicanos que queremos un pais y un mundo mejor sin embargo tenemos demasiado miedo, preferimos quedarnos en “terreno seguro”. Les invito a todos unirnos y no en una revolucion armada, ni en violencia, ni en mas caos… vamos a unirnos en honestidad, cortesia, educacion, trabajo… en echarle la mano a quien lo necesite en vez de ver como se hunde y agradecer que no has sido tu… El cambio debe emepezar desde abajo y debe hacerlo ya!!

    Responder
  5. No podemos darle el gusto a nuestros enemigos de que nos conozcan. Sin nombres, parapetados entre todos los sin nombre, caeremos. Claro que caeremos cuando toque.

    Entre tanto, sólo nosotros sabemos cuánta generosidad y cuánto valor tiene cada gesto solidario que nos dirigen, no por ser quienes somos, sino porque nuestros aliados son así de corajudos, sin pedir condecoraciones ni reconocimiento.

    Nuestra fuerza es no ser nadie especial.

    Los cambios no se hacen desde abajo ni desde arriba, sino desde dentro, cuando no necesitamos que nos señalen y nos admiren para saber cuál es nuestro puesto. Y que nuestra victoria consiste en sobrevivir, y que nuestro ego le facilite la tarea de liquidarnos a nuestros enemigos .

    Un abrazo, Coraje Civil.

    Responder
  6. Quería decir

    …y que nuestro ego no le facilite la tarea de liquidarnos a nuestros enemigos .

    Responder

  7. anonimo

    26 agosto, 2011

    otro mexicano más, sin nombre… se refiere a que los mexicanos, vivos o muertos, hemos perdido todo: nuestra libertad, justicia, nuestra dignidad e integridad. hemos perdido hasta el nombre. solamente así creemos que vivímos a salvo…
    pero el Movimiento por la Paz ya se ha encargado de nombrar el dolor y nombrar a los innombrables.
    saludos!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: