El peligro de Monsanto y las semillas transgénicas.

Posted on 29 julio, 2011

1


Monsanto, multinacional americana, ha logrado lo que pocas corporaciones, controlar sociedades y países… sin el uso de armas o ejércitos, sino a base de controlar las semillas: la fuente básica para la subsistencia humana.

Agricultores, científicos y activistas de todo el mundo luchan contra las semillas transgénicas, ya que los efectos negativos sobre el medio ambiente, las cosechas y la población son cada vez más visibles.

En México se ha tratado de detener la siembra de productos transgénicos. Sin embargo, el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos ha dificultado que sea posible mantenernos al márgen de estos productos y esta compañía.

Publicado en BBC Mundo el 23 de octubre del 2009:

En México el tema del maíz transgénico está presente desde 1996, cuando surgieron las primeras variedades comerciales de la gramínea.

En 1998, ante la presión de grupos campesinos y de ambientalistas, el gobierno decretó una moratoria para la siembra de esta variedad, la cual concluyó en septiembre de este año (2009).

Semanas después los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente otorgaron 15 permisos para cultivos experimentales en varios estados del país.

La empresa estadunidense Monsanto Comercial obtuvo nueve concesiones, y las seis restantes fueron para Dow AgroScience/PHI México. La asignación avivó la polémica.

“Se hizo para favorecer a Monsanto. El gobierno se dejó presionar por esta compañía”, le dijo a BBC Mundo Víctor Suárez, de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo, opositora al maíz modificado.

Al día de hoy, la opinión de Beatriz Margarita Zavariz Romero, especialista de la Dirección de Análisis Económico y Consultoría en FIRA (Fideicomisos Instituídos en Relación con la Agricultura ligado al Banco de México) sobre los alimentos transgénicos es la siguiente (de acuerdo a El Economista, 27 de julio del 2011):

En el 2010 se otorgaron 20 permisos para pruebas en campo. Las pruebas se llevaron a cabo por científicos de universidades del norte del país e instituciones de investigación.

Las investigaciones se enfocaron en tres aspectos: la comparación del maíz GM frente al convencional, la efectividad del maíz resistente a insectos y la efectividad del maíz resistente a herbicidas.

Los resultados encontrados indican que la respuesta del maíz GM al ambiente es similar a la del convencional; el maíz GM es resistente a insectos efectivamente y no representa ningún riesgo para la fauna relacionada, y finalmente: el maíz GM es resistente a herbicidas debido a que tiene tolerancia al glifosato.

Durante este año se evaluará la viabilidad del maíz GM para obtener información económica que sirva como base para la generación de medidas que permitan la coexistencia comercial del maíz convencional y el transgénico.

La adopción del maíz GM por productores mexicanos quizá tendría un efecto positivo sobre sus costos, rendimientos y utilidades, lo que a su vez disminuiría la necesidad de importar maíz en México; sin embargo, se deben también implementar adecuadas restricciones y medidas de monitoreo a los productores, con el fin de asegurar la sostenibilidad agroecológica.

Quizá no es un resultado confiable. Quizá brinda un cierto grado de incertidumbre. Además, al utilizar semillas transgénicas, es necesario pagar regalías a Monsanto por usar su semilla… que es propiedad privada. Sin mencionar, pagar por los herbicidas, pesticidas, fertilizantes, etc. Y correr el riesgo de que el maíz criollo, originario de México, sufra mutaciones por su combinación con los transgénicos.

Debemos recordar que los alimentos son materia de seguridad nacional.

Países como Canadá y Europa han prohibido el uso de ciertos químicos y el uso de semillas transgénicas creadas por Monsanto.

Por su parte, después de 20 años de discusiones, será necesario etiquetar a los productos transgénicos. Es un poco tarde, considerando que en Estados Unidos, Latinoamérica y Asia se ven dominadas por la entrada de Monsanto en materia de semillas, a veces de forma legal y a veces de forma ilegal (como el caso de Paraguay).

Publicado en El Universal el 15 de julio del 2011:

Se aprobaron en Ginebra Suiza las nuevas directrices de la Comisión del Codex Alimentario para el etiquetado de transgénicos. Luego de una discusión de 20 años, estas directrices lograron establecerse dentro de la Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la Organización Mundial de Salud (OMS), gracias al cambio de postura de la delegación de Estados Unidos, quien por fin cedió a las presiones de investigadores, organizaciones y asociaciones de consumidores de todo el mundo.

Recordemos que Monsanto es una empresa de Estados Unidos y por fin, Estados Unidos permitió que se etiqueten los alimentos transgénicos…

En el mismo artículo, las opiniones de expertos, científicos y activistas mexicanos aplauden la nueva directriz:

Adelita San Vicente, de Semillas de Vida señaló, “este es un avance crucial para garantizar la libertad de elección y el derecho de los consumidores, pero además para permitir el efectivo monitoreo y control de este tipo de alimentos, estudiar los impactos de su consumo en la salud humana y animal, que hasta la fecha no pueden evaluarse porque durante más de una década las industrias de semillas transgénicas y la de alimentos, así como algunos gobiernos han obstaculizado la adopción del etiquetado como herramienta básica para su monitoreo.

Por su parte, Aleira Lara de Greenpeace México agregó que,”los mexicanos consumimos transgénicos de maíz, soya, algodón y canola en productos de consumo cotidiano como jugos, refrescos, tortillas, pan industrializado, alimentos para niños entre otros muchos procesados de diversas marcas. Sin embargo, la mayoría lo ignora y no puede ejercer su derecho a saber y elegir el consumo de transgénicos si la etiqueta de dichos productos no lo informa”.

Finalmente, Greenpeace México hace la siguiente recomendación al país:

La recomendación del relator especial de Naciones Unidas, Olivier De Schutter, consideró en su último día de visita a México que “las autoridades mexicanas declaren lo antes posible el regreso a la moratoria sobre las pruebas de campo y en el cultivo comercial del maíz transgénico, con el fin de proteger la biodiversidad del maíz“.

Diametralmente opuesto al artículo en el Economista por Beatriz Margarita Zavariz Romero, el relator de la ONU recomienda detener las pruebas de campo con maíz transgénico. Curioso, ¿no?

La respuesta de la sociedad fué inmediata, publicado en Ecoportal.net el 15 de julio del 2011:

Organizaciones campesinas, indígenas y ciudadanas demandaron mediante un comunicado entregado en Palacio Nacional a Felipe Calderón que decrete de inmediato la moratoria a la siembra de maíz transgénico en México en todas sus fases, en cumplimiento de la recomendación hecha por Olivier De Schutter, Relator especial sobre el derecho a la alimentación de las Naciones Unidas, quien concluyó recientemente una visita oficial a nuestro país.

El texto menciona lo siguiente:

“Esta demanda se sustenta, adicionalmente, en las argumentaciones y datos científicos firmados por más de 2 mil investigadores, profesores y científicos de primer nivel de todo el mundo (2), y en el mandato de la sociedad que con miles de firmas le ha instruido que decrete la prohibición de la liberación al ambiente en nuestro país de líneas transgénicas de maíz y de cualquier otro cultivo para el cual México es Centro de Origen y Diversidad,” señaló Adelita San Vicente de Semillas de Vida, A.C.

A pesar de las campañas de publicidad de transnacionales semilleras como Monsanto, Syngenta y Pioneer, la evidencia científica y las recomendaciones de expertos enfocados en la protección del maíz como bien común cultural y agroalimentario, indican que México, como centro de origen y diversidad de esta planta, debe proteger e impulsar el cultivo y mejoramiento continuo de las variedades nativas de maíz en manos campesinas.

Para leerel texto completo, dar click aquí. Quienes organizan son la Campaña Nacional Sin Maíz no hay País, “en defensa de la soberanía alimentaria y la reactivación del campo mexicano”.

Carmen Aristeguí también habló sobre el tema con Marique-Monique Robin, escritora y directora de un documental llamado “El Mundo según Monsanto”. A continuación el video de la entrevista en CNN en Español:

Finalmente, aquí está el documental de Marie-Monique Robin, “El Mundo según Monsanto”:

El documental muestra casos en México de maíz criollo contaminado por maíz transgénico.

Es necesario tomar las medidas básicas para lograr la seguridad alimentaria de México.

Y tú, ¿qué comes?

Anuncios